igualmente2011

Archive for septiembre 2010

>

Hoy la he rosao
Y con mi alma en silensio
La he disho que la quiero,
Que por su sonrisa muero
He hesho un renunsio
y se ha asustao.


Hoy la he rosao, ¿ o fué ayer ?
Cuando me la he crusao por la calle
Mi alma ha alsao un deo
Pa llamarla la atensión,
Y le han subio los colores
Y la he disho por lo bahito
De viva voz, en grito
Que es el sueño de mis amores.


Hoy la he rosao
Mi rodilla contra su nalga
Mi corasón contra su alma
Mi mirada clavá en su espalda,
Y la he gritao en silensio
A flor de piel de mis sentimientos
Que la amo, que la quiero,
Que malvivir sin ella es un tormento.

Anuncios

>

Cuando estas en la cuerda floja

Cuando piensas en éste trastillo
Cuando el amor aprieta y no ahoga,
Cuando eres la princesa de mi castillo
Cuando me sacas la lengua
Cuando me dices que te voy a volver loca
Cuando dices que no hay tregua
Cuando pierdes al parchís y a la oca
Cuando lees con la linternilla
Cuando pasas tanto frío
Cuando eres mas lista que una ardilla
Cuando vivo en pleno desvarío.
Cuando no pensarte es una proeza
Cuando por ti bebo todos los vientos,
Cuando usas la razón y la cabeza
Cuando los antepones a tus sentimientos
Cuando olvidarte es imposible
Cuando olvidarme no es creíble
Cuando pensarte es indefinible
Cuando pensarme es ineludible.
Cuando no siempre quieres decir lo que sientes
Cuando es mejor querer y poder decirlo
Cuando piensas en mí, a regañadientes
Cuando me lo imagino todo sin oírlo.
Cuando dices que el poema es bonito
Cuando el título es un buen comienzo
Cuando te veo en mi infinito
Cuando eres el mejor de los  lienzos.
Cuando todo es un “chucho con mucha crema”
Cuando estás muy contento, ¿ no ?
Cuando eres el único teorema
Cuando salgas de tu caparazón.
Cuando me miras de frente
Cuando te conviertas en translúcida,
Cuando me seas transparente
Cuando te gane la partida.
Cuando estoy entre latas de tomate
Cuando me dices que vuelva el otro yo
Cuando crees que lo nuestro es un disparate
Cuando me niego a un cambio de sexo.
Cuando no hay nada azaroso
Cuando todo ocurre por una razón
Cuando olvidarte sea doloroso
Cuando en el alma tengas picazón

>

Olvidarte sería un castigo

El peor de todos los olvidos
Un corazón ahogado en llanto
Un lamento del alma, un espanto.
Como olvidar tantas horas soñando
Abrazado a tu ausencia, llorando
La mirada perdida en un punto
Infinito de otra parte del mundo
Y no verte sería imposible
Ya te conocía cuando no eras visible
Y si fuese cuestión de deseo
De olvidar apretando los dedos
Cerrados en puños prietos
Todo quedaría en un vano intento
Olvidarte es olvidar a la luna
Olvidar el reflejo del agua nocturna
Un amor que se pudre en el alma
Un historia, morirse de ganas.
Olvidarte ya es imposible
Yo no quiero plantearme intentarlo
Olvidarme de tantos cortados
Admitir que ya todo ha acabado….
Tu siempre serás diferente
Te has quedado grabada en mi mente
Olvidarte ya no me imagino
Porque soy transparente, cristalino
Porque te quiero tanto y tanto
Porque eres en mi alma el descanso.
Olvidarte es pura quimera
Eres mi destino, mi bandera
Mi principio más hogareño
Mi final feliz, de ensueño

>

Y ahora resulta que la Cibeles,

No es blanca nuclear,
Sino una copia inexacta,
De la fuente de aclamar,
Los júbilos azulgranas.
La fuente de Canaletas,
Fue la inicial, con dos tetas,
En temas de celebraciones,
Y en la meseta, los cabrones,
Nos mal copiaron por copiar,
Y encima nos llamaron,
Por no ser de la capital,
Provincianos de provincias,
“Pa” joder, “pa” despreciar.
Los primeros en visitar,
La fuente de La Cibeles,
Fueron los socios de la capital,
De la peña blaugrana.
Manda huevos que hasta Aznar,
En el palco haga filigranas,
Para poder aguantar,
Y no hablar en público
El idioma catalán.
Igual resulta que ahora,
Nos sale medio culé,
Igual resulta que implora,
Que le dejemos un carnet,
Para poder disfrutar del fútbol,
Que solamente degusta alguna vez,
Cuando se pasea por la meseta,
Un equipo que por doquier,
Recibe halagos y parabienes,
Y se ha olvidado de perder.

>

Me muero por un mensaje
al atardecer, cuando está lloviendo,
mi corazón paga el peaje
una especie de vasallaje,
por estar queriendo
a tu corazón en paisanaje
en silencio contenido
sufriendo en plan salvaje
sintiendo con todos los sentidos
que el cielo está llorando
por tu belleza al natural
emocionado tan solo por verte andar.

>

Poema dedicado al primer encuentro de antiguos alumnos de FP Administrativa de Maestría Industrial de Ubeda, Jaén, El pasado 30 de Enero de 2010. Y en honor de D. Diego Hurtado López.

Que levante primero la mano,
Quien no haya nunca jurado en vano
El nombre del Sr. López,
D. Diego Hurtado.


Con el paso de los años,
Echando la mirada hacia atrás,
Mientras el tiempo arretranca,
Y los recuerdos se llenan de vaho,
Nos vuelve un especial cariño,
Hacia un profe en su día “detestao”,
Apreciando demasiado tarde,
que les debemos tanto,
que estábamos en estado de abanto,
y el nos premiaba sin alarde,
regalándonos su tiempo y sabiduría,
nos llevaba por buen camino, con buena guía,
aunque fuese la sobretarde.


Y qué decir de D. Eulalio,
Quien hacía números de calendario,
Pues odiaba las calculadoras,
Llamándolas no “Cajas de Pandora”,
Sino “Cajas tontas con botones”,
Que arruinaban neuronas de hombretones,
Que las usaban con asiduidad,
Igual daba en un pueblo que en una ciudad.


En aquellos años no había maldad,
Sino muchas ganas de comerse el mundo,
Yendo y viniendo por “El Vietnam”,
Benditas mañanas frías por la vereda
de los tan nombrados “Cerros de Úbeda”•


Aunque no fuésemos de allí,
Y viniésemos de otros lares,
Entre montañas, valles y olivares.
Para rematar faenas de Pí.


Con un trasiego febril,
De libros, de amor estudiantil,
De exámenes, de apuntes,
De viajes a regañadientes,
De café de madrugadas,
Cuando venían mal dadas,
acarreando con los suspensos,
dando a las neuronas el pienso,
del que poder sobrevivir.


Y cuando venían bien dadas,
La vida era un cuanto de hadas,
Fiestas de estudiantes,
Viajes de placer, Pisos de mantés,
Verbenas, y desvaríos,
Paseos ahogados de frío,


Se estudiaba la manera
de no estudiar,
Se estudiaba la quimera,
De podernos enamorar,
De profesoras o compañeras,
En algunos discos-pub,
Con herpes y con morreras.




Y qué decir de los fines de semana,
Cuando parecíamos de acampada,
Con lo verde que asomaba,
por cualquier esquina de alquiler,
Guardias Civiles de bonito,
Con sus ropas de paseo,
Con su impecable aseo,
con más de un sambenito.
Delante de las narices empobrecidas,
de estudiantes con bolsillos vacíos,
agarrándonos al salvavidas,
de amores y desvaríos.




Por impedimento de conjugar,
Vacaciones y vida laboral,
Tengo la obligación de declinar,
Mi asistencia a tan magno evento
Y bien sabe Dios que no miento,
Cuando juro que lo siento.


Lo que hubiese disfrutado,
Retomando el hilo de lo recordado,
Y viendo gentes olvidadas en mi mente,
Aunque yo no esté presente,
Seguro que será el mejor festival,
De alegría, de gozo, de amistad,
De reencuentros, anécdotas, honestidad,
De recuerdos en alguna esquina del corazón,
De amores olvidados en un cajón
De sastre de la memoria,
Polvorientas escenas de la razón,
Historias rodando como una noria.


Amistades interrumpidas, que no rotas,
Algunas gafas, algunas gotas,
Más de uno peinando canas,
Y más de otro muerto de ganas,
Por la incipiente calvicie,
Que asoma debajo del pelo,
Alguno que hará el lelo,
Por ahuyentar su molicie.


Con las cabezas nevadas,
Por el transcurrir del tiempo,
Con algunos kilos de más,
Con alguna arruga a destiempo,
Con alguna cabeza afeitada,
Con alguna compañera embarazada,
Con mil historias que contar,
Con mil recuerdos que recordar,
Con charlas con profesores,
De muy buena gana, de mil amores.


Reencuentro de gente con suerte,
Que no es más que la muerte,
Con una letra cambiada,
De gente que sobrevive,
De gente bien acomodada,
De gente que no está en declive,
De gente clara y sencilla
De gente que fue cabecilla,
De revueltas estudiantiles,
Que atacaron por el talón de Aquiles,
Con los sueños de la razón.


Porque fuimos gente buena, buena gente
La gente de nuestra generación,
Porque fuimos gente transigente,
Transparente por definición,
Nos tocó vivir con buena suerte
al final del final de la transición,
porque somos gente indulgente,
porque fuimos gente de contraposición,
porque somos gente inteligente,
porque fuimos gente con buena intuición,
porque somos gente convergente,
porque fuimos gente de tradición,
porque somos gente dirigente,
porque aprovechamos la precognición,
y al final de los finales,
con la sencillez por bandera,
porque nos gustan los carnavales,
porque movemos las caderas,
porque fuimos gente exigente
porque somos gente de buena condición.

>

En las contraportadas de mi segundo cd, en 2009, escribí lo que sigue.

Si consigo sacar una sonrisa

Sin sorna, sincera, limpia y concisa,
Esta obra que te ha llegado,
Seguro que te ha gustado,
Al poder escucharla sin prisa,
Y podrás ser parte del jurado,
Que la ponga patas arriba,
O que firmes una diatriba,
Y me taches de discapacitado,
Formando parte de una directiva.
Solo pretendo alegrarte,
Unos minutos de tu tiempo
Sin pretender que lo malgastes,
Solo que sea un pasatiempo,
Que te alegre tus oídos.
Que éste cedé lo desgastes,
Poniendo tu alma en vilo,
Que al corazón te lo cosan con hilo
De oro de veinte mil kilates
Ya me daría por contento,
Si me dicen que éste cuento,
Es el cuento de nunca acabar,
Aunque termina de empezar,
Y por tanto estaría satisfecho,
Si me dicen que te ha puesto,
La piel de gallina en el corazón,
Armando de razón la sinrazón
Diciéndote que no me gusta, te miento.
Gracias por aguantarme,
No pretendo ser cantante,
Sino contador de historias,
Que no sean dimisorias,
Sino más bien adyuvante,
De pasar un buen rato,
de manera irrisoria,
Y que sea algo grato,
Que no suene de forma malsonante.


  • Ninguna

Categorías