igualmente2011

Archive for the ‘musica’ Category

>

Sevillana dedicada a uno de los taxistas más ejemplares habidos y por haber, sobre todo, por sus largas noches de conversaciones por esas curvas de Dios, hablando de la vida, de fronteras, de política, de sexo y de religión. Y acompañados de algunos tiritones de frío. Esta cancioncilla tiene un marcado sentimiento emigrante, ya que nació hace ahora alrededor de 18 años en Radons-Riom, Suiza, a una altura de 2.000 metros y rodeados de nieve por los cuatro costados. Y con unas ganas locas de volver a pisar nuestro queridísimo “territorio apache”.

Léase con la musiquilla de la sevillana “Lluvia” de Tate Montoya.

El ruido de “la mercedes”

suena como un campanal,
suena como un campanal,
el ruido de “la mercedes”
El ruido de “la mercedes”
suena como un campanal,
nos vamos con alegría camino del Fontanar.
nos vamos con alegría camino del Fontanar.
Vicente, ¿ dónde estará “el tío Blanquillo” ,
con su furgoneta nueva ?
llévanos poquito a poco,
camino de la Junquera.
Se nota por el ruido,
que Vicente está llegando,
que Vicente está llegando,
Se nota por el ruido,
que Vicente está llegando,
nosotros poquito a poco,
nos estamos preparando
Vicente, ¿ dónde estará “el tío Blanquillo” ,
con su furgoneta nueva ?
llévanos poquito a poco,
camino de la Junquera.
Que ganitas que tenemos
de poder irnos largando,
de poder irnos largando,
que ganitas que tenemos
de poder irnos largando,
y traspasar la frontera
para irnos alegrando
Vicente, ¿ dónde estará “el tío Blanquillo” ,
con su furgoneta nueva ?
llévanos poquito a poco,
camino de la Junquera.
Llévanos ya Tío Vicente,
llevanos ya en volandas,
llevanos ya en volandas,
llevanos ya Tío Vicente,
llevanos ya en volandas,
que estamos tós deseando
de llegar por fin a España.
Vicente, ¿ dónde estará “el tío Blanquillo” ,
con su furgoneta nueva ?
llévanos poquito a poco,
camino de la Junquera.

>

En un concierto del Sabina

Uno nunca se imagina,
Que hay un hombre orquesta,
Que es el animador de cada fiesta.

Igual te toca el piano,
A una sola mano,
Que te toca la harmónica
Al son de una verónica.

Se le ve muy buena persona,
Dentro de un terceto sin egos,
Su música es muy mujerona,
Su apellido García de Diego.

Por nombre lleva Antonio,
Su música da fe, testimonio,
De cantar y tocar como los ángeles
Celestiales, sin necesidad de papeles
Para su “ménage a trois”, por matrimonio.

>

Esta canción está basada en la canción “Contigo” de “El Canto del Loco”. Es otra manera de decir las mismas cosas, de expresar las mismas ideas. En su día la escribí pensando en la madre de mis hijos. Mi mujer.

Sintigo, no quiero estar sintigo

Y no echarte más de menos, amor
Sintigo, no puedo estar sintigo,
Y no perderme ni un segundo
De vivir sin ti
Sintigo, no quiero estar sintigo
abrazarme a tu ausencia, es un sinvivir.
(Estribillo)
Yo ya no quiero vivir sintigo
Yo ya no quiero amar sintigo,
Solo quiero estar contigo
Y sentir lo que nunca he sentido
Yo ya no quiero comer sintigo
Yo ya no quiero andar sintigo
Yo quiero respirar contigo
Y que el amor sea nuestro testigo.
Yo te quiero amar, y despertar, siempre a tu lado
No quiero estar, lejos de ti, me quedo helado.
Sintigo, no quiero gozar sintigo,
Y regalarme los sentidos de ti
Sintigo, no soy nadie sintigo
Si no te veo yo me muero por ti
Sintigo, no quiero estar sintigo
abrazarme a tu ausencia, es un sinvivir.
ESTRIBILLO
Yo te quiero amar, y despertar, siempre a tu lado
No quiero estar, lejos de ti

>

Aqui dejo mi primera canción, letra y música totalmente inédita. ( De momento se lee, pero no se puede escuchar )
Hubiese sido espectacular
Querernos niña, pero de verdad,
Hubiese sido un terremoto,
Habernos querido poquito a poco.
Por eso canto con felicidad
Para que sepas que mi amor es de verdad
Por eso canto, bailo, bebo y grito
Para que tú me quieras un poquito.
Te hubiese amado sin pensármelo dos veces
Te hubiese querido sin duda como mereces
Te amo con locura, con ternura infinita
Mi corazón explota, cuando deshojas tu margarita.
Y ahora que estamos tan locos de atar,
Me gusta, niña, poderte mirar,
Cada mañana, cada tarde y cada  noche
Aunque solo sea cuando pasas con tu coche.
Ya me despido con mi corazón
Llorando, espero que con tu razón,
Acabes volviendo a mis brazos,
Para nunca más volver a separarnos.
Te quiero llamar una y mil veces,
Te quiero regalar el amor que mereces,
Te quiero y te quiero, niña, y te amo
Solo sueño poder llevarte, por siempre, de la mano.

>Tercera composición musical de D. Francisco López Salazar, dedicada a su familia, en concreto ésta que sigue es un sentido homenaje a sus abuelos paternos y sus tíos paternos.

Ellos fueron seis hermanos,
Nacidos en Pozo Alcon,
Venían de familia humilde,
Su padre era labrador,
Su madre ama de casa,
No llegaban a fin de mes,
Pues la vida estaba mala
Eran tiempos de guerra,
Y apenas podían comer.
Flores se llamaba el padre,
Y Juana su mujer,
Casiano, José, Ginés,
Francisco, Eusebia, Isabel
Eran hijos adorables,
Que muchos querrían tener,
Los seis eran formidables,
Los seis eran adorables,
Y a más personas de bien.
Con el paso de los años,
Dios a todos los llamó,
Y ahora están en el cielo,
Y ahora están en el cielo,
Y juntos felices son.
Flores se llamaba el padre,
Y Juana su mujer,
Casiano, José, Ginés,
Francisco, Eusebia, Isabel
Eran hijos adorables,
Que muchos querrían tener,
Los seis eran adorables,
Los seis eran formidables,
Y a más personas de bien.
Con el paso de los años,
Dios a todos los llamó,
Y ahora están en el cielo,
Y ahora están en el cielo,
Y juntos felices son.

>

Otra cancioncilla con mucho arte y sentimiento escrita por D. Francisco López Salazar, a la memoria de su  madre desaparecida cuando corría el año 1994.
A mi madre,
Que por sus hijos se desvivió,
A mi madre,
Que fue la que me parió,
A mi madre,
Que fue la más me amó,
A mi madre,
A mi madre,
Le dedico ésta canción.
A mi madre,
Que sola en el pueblo creció,
Pues mi abuela, siendo muy joven murió.
A mi madre,
Nunca le faltó de ná,
Tenía el amor de sus hijos,
El cariño de sus nietos,
También el de mi papá.
Con el paso de los años,
La vida la maltrató,
Y a mi hermana y a mi padre,
Dios se los arrebató,
Pero mi madre,
Nunca sola se quedó,
Pues la cuidó mi Marisa,
Pues la cuidó mi Marisa,
Hasta que Dios la llamó.
A mi madre,
Nunca le faltó de ná,
Tenía el amor de sus hijos,
El cariño de sus nietos,
También el de mi papá.

>

Esta cancioncilla la escribió D. Francisco López Salazar cuando su padre faltó,  en su memoria , allá por el año 1980.

 

Cuando se murió mi padre.
08 de Julio ese día,
Se fue sin decirme adiós,
Se fue el que más yo quería.
Cuando se murió mi padre.
08 de julio ese día,
Se fue sin decirme adiós,
Se fue el que más yo quería.
Hoy que han pasado los años
Y no lo puedo olvidar
Sé que por muchos que pasen
Pa mi siempre será igual
Hoy que han pasado los años
Y no lo puedo olvidar
Sé que por muchos que pasen
Pa mi siempre será igual
Por eso rezo y le pido
Al Señor del Gran Poder
Que donde quiera que esté
Lo sepa siempre querer
Por eso rezo y le pido
Al Señor del Gran Poder
Que donde quiera que esté
Lo sepa siempre querer
Adiós Padre de mi alma
Padre de mi corazón
Que contigo te llevaste
……to mi cariño y mi amor.


Categorías